Lo habrás escuchado mil veces: no lo dejes todo para el día de antes del examen, así no asentarás conocimientos y te quedarás en blanco. Y bien cierto que es. Además del estrés que conlleva dejar el estudio para el último día, generalmente, lo que se aprende en ese momento, se olvida al día siguiente. Si lo que a ti te agobia es la sensación de pérdida de tiempo porque tienes la impresión de que no estás aprendiendo, te contamos cuáles son las técnicas de aprendizaje para estudiar mejor.

Razones para elegir bien las técnicas de aprendizaje

Elegir bien las técnicas de aprendizaje es esencial para el alumno que desee disponer de un método claro y eficaz a la hora de estudiar. Las técnicas de aprendizaje son una metodología que ayudan a estudiar mejor.

Ni cada alumno aprende de la misma manera ni las mismas técnicas de aprendizaje funcionan igual para cada estudiante. Por eso es importante conocer bien todas las técnicas que existen de cara a elegir cuál es el método que mejor te va y con el que asientas y afianzas mejor los conocimientos que necesitas.

Tipos de técnicas de aprendizaje 

Seguro que a lo largo de tu vida estudiantil has puesto en práctica infinidad de métodos de aprendizaje. ¿Alguno te ha sido útil? Para que lo sea, hay que ser constante, algo que seguro que tú ya eres. No obstante, aprovechamos para explicarte cuáles son las mejores técnicas de aprendizaje y cómo ponerlas en práctica para que surtan efecto.

Resumen

El resumen es una de las técnicas de estudio más habituales. Y es que uno no puede aprenderse nada si no se ha leído completamente los contenidos que tiene que estudiar, ¿no? El resumen sería uno de los pasos posteriores a la lectura del temario. Una vez has leído, por ejemplo, el temario de los ciclos formativos a distancia que estás cursando, deberías destacar las ideas principales. Esto no quiere decir que tengas que copiar de manera literal frases exactas del tema, no, sino que tienes que explicar de manera resumida y con tus palabras el temario. Un resumen es siempre un escrito fiable del contenido que se debe estudiar, de manera que siempre puedas repasar el tema a través de él.

Leer y subrayar

Si no quieres hacer un resumen porque crees que te hará perder un poco el tiempo (estamos en contra de esta creencia, pero cada uno tiene sus técnicas para estudiar), también puedes recurrir a la lectura completa del temario y posterior subrayado. Abstente de seguir esta técnica de estudio si piensas subrayar todo lo que tienes que estudiar. Con esto nos referimos a que la técnica del subrayado es útil para localizar palabras clave o ideas importantes, que es lo que se debe subrayar. Esta técnica de estudio es muy útil cuando se acerca el examen y se quiere repasar de un vistazo el temario. Estudiantes de la formación profesional a distancia utilizan mucho esta técnica.

Haz esquemas

La técnica de aprendizaje de hacer esquemas funciona muy bien para aquellas personas que tienen buena memoria fotográfica.  Hacer esquemas consiste en hacer una buena representación fotográfica de lo que se tiene que estudiar. Los esquemas se utilizan, sobre todo, para ayudarte a comprender mucho mejor el temario. La idea no es memorizar todo lo que aparece en el tema, sino comprender mejor lo que en él se representa de manera que ayuda también a que se puedan relacionar conceptos entre sí.

Una buena manera de crear mapas conceptuales de gran éxito es que se puedan usar formas geométricas y colores, de esa manera el cerebro se quedará con las ideas y las irá asociando y, por ende, se te quedarán mucho mejor.

Haz muchos tests

¿Y qué ocurre con aquellas asignaturas que no son tanto de memorizar, sino de hacer ejercicios?, te preguntarás. Pues aquí, obviamente, no vas a poder hacer resúmenes del ejercicio, ya que sería una pérdida de tiempo. Los exámenes prácticos solo se superan con éxito haciendo muchas prácticas. Así que para aprobar con nota esos exámenes, lo mejor es que recurras a ejercicios resueltos y los vayas haciendo comprobando posteriormente si tu solución es la correcta o no. Realizar estos tests te ayudará a evaluar tus conocimientos y si te aparece en el examen un ejercicio similar, seguro que sabrás hacerlo adecuadamente.

Consejos para estudiar mejor

Por último, cuando estés poniendo en práctica las técnicas de aprendizaje, te ayudará a concentrarte mejor el hacer descansos de 10 minutos por cada dos horas de estudio. Además, si tienes que estudiar más de una asignatura, no te centres solo en una materia, sino en varias, eso también te ayudará a memorizar mejor. Y no huyas a los retos, cuanto antes te pongas con la asignatura que más te cuesta, antes alcanzarás el éxito. Es mejor empezar por ahí para que el ánimo no decaiga.