que hace un auxiliar de enfermeria

Qué hace un auxiliar de enfermería: tareas y responsabilidades

En la vida, hay veces en que uno debe escoger. ¿Estás en la etapa en la que debes reciclar tu formación? ¿O tal vez en la que debes escoger qué camino quieres seguir a nivel profesional? Si te estás planteando la vía sanitaria, seguro que has oído hablar de los auxiliares de enfermería. Aun así, ¿sabes realmente qué hace un auxiliar de enfermería? Aquí no nos gusta que las personas se queden con la duda, por eso te contamos un poco más sobre esta profesión.

Un auxiliar de enfermería es un profesional sanitario que ha estudiado un FP de cuidados auxiliares de enfermería.  Como su propio nombre indica, estos profesionales se ocupan de asistir al enfermero o al médico.

Las tareas de un auxiliar de enfermería

¿Pero qué hace un auxiliar de enfermería? Asistir al enfermero es un término muy amplio, así que vamos a concretar un poquito más sobre las funciones de estos profesionales. Una de las tareas más importantes que llevan a cabo tiene que ver con el cuidado de los enfermos. El auxiliar de enfermería se ocupa de hacer las camas y asear a aquellos que por su condición física no pueden moverse adecuadamente.

Aparte de asear a los enfermos, el auxiliar de enfermería también se encarga de atenderlos a la hora de las comidas: sirven las comidas en el hospital o centro en el que estén trabajando, dan de comer a los enfermos que no pueden hacerlo por ellos mismos…

Ahora bien, un auxiliar de enfermería no puede recetar medicamentos, pues no tiene competencias para ello. Sin embargo, sí se encarga de administrar los medicamentos, y esto forma parte de sus tareas diarias. El auxiliar administra la medicación y, con la supervisión del médico, puede coger los datos de temperatura del paciente.

A su vez, un auxiliar de enfermería también recoge los volantes de los enfermos cuando llegan al hospital y los atiende mientras llega el médico.

¿Alguna vez te has preguntado quién se encarga de que el material sanitario esté en su sitio, bien dispuesto y limpio? Como puedes suponer, el auxiliar de enfermería se ocupa de preparar el material de las curas y los apósitos. En el caso del área de maternidad, por ejemplo, atienden a las parturientas y a los recién nacidos.

Quiero ser auxiliar de enfermería, ¿qué cualidades debo tener?

Si ya has decidido que ser auxiliar de enfermería es lo que más te conviene, tal vez te estés preguntando si debes reunir una serie de requisitos o cualidades específicas para realizar adecuadamente tu trabajo. Dado que estas personas trabajan con enfermos y gente que está delicada de salud, se debe ser paciente, tener buen ánimo y estar dispuesto a trabajar.

Imagina que estás enfermo y que te atiende un auxiliar de enfermería con mal carácter, nervioso e impaciente. Obviamente, su manera de ser influirá en tu estado de salud, por lo que no es conveniente ser una persona nerviosa y que pierda con facilidad los nervios cuando te dedicas a la atención sanitaria.

A su vez, el trabajo de un auxiliar de enfermería no está recomendado para personas que sufran problemas musculares, de articulaciones o similares. Se requiere, por lo tanto, ser una persona con cierta fuerza física, para que en el caso de tener que levantar a algún enfermo no tenga ningún problema a la hora de hacerlo.

Cómo formarse para ser auxiliar de enfermería

En cuanto a la formación necesaria para acceder a un ciclo formativo de este tipo, hay dos opciones, u optar por un grado medio o por uno superior. En el caso de decantarse por este último, se debe estar en posesión del título de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) o una titulación superior. Otra opción es hacerlo a través de una prueba libre.

Una de las grandes ventajas de estudiar para auxiliar de enfermería es que se puede realizar tanto de forma presencial como a distancia. Si optas por los ciclos formativos a distancia debes saber que las ventajas son múltiples. Entre ellas se encuentra la comodidad de poder estudiarlo desde casa sin tener que desplazarte al centro de estudios, por lo que puedes compaginar tu formación con otro tipo de actividades.

Ten en cuenta que la formación a distancia ha evolucionado muchísimo en los últimos años, y ahora, conseguir buenos resultados, es más fácil que nunca; pues dispones de un seguimiento constante y una tutorización diaria. Sin ninguna duda, a día de hoy, la formación profesional a distancia es igual de efectiva que la presencial.

Si aún le estás dando vueltas a estudiar esta especialidad, recuerda que se trata de un oficio que contribuye al bienestar social. Si te gusta ayudar a los demás, es perfecto para ti.