Uno de los principales valores de la Formación Profesional reside en el desarrollo de las competencias y habilidades de sus titulados. Estas se consolidan durante el periodo de prácticas de los alumnos de los ciclos formativos en los centros de trabajo; una valiosa experiencia que les permite incorporarse al mercado laboral y poner a prueba las capacidades que han adquirido durante su periodo lectivo.

Según el estudio “Reflexiones sobre la formación profesional de grado medio y superior en España”, realizado por la Fundación Atresmedia y Fundación Mapfre en colaboración con IESE, son 10 las competencias más valoradas por las empresas entre los candidatos, titulados de Formación Profesional, que participan en un proceso de selección:

  1. Orientación a clientes: la orientación al cliente se entiende como la capacidad de escucha y empatía hacia los clientes de la empresa; ser capaces de entender sus necesidades y atenderlas de un modo óptimo, eficaz y resolutivo en pro de los objetivos de la empresa.
  2. Idiomas: sin duda en un entorno profesional cada vez más internacional y global, los idiomas siguen siendo una competencia muy valorada por las empresas.
  3. Nuevas tecnologías: la digitalización está presente en prácticamente en todos los sectores y áreas de la empresa, por lo que las competencias digitales se ha convertido en una de las habilidades más demandadas entre los candidatos a un proceso de selección.
  4. Visión de negocio: tener visión de negocio reside en tener una visión estratégica y otras capacidades de gestión. Es una competencia vinculada estrechamente con el éxito en la función directiva y ejerce una influencia positiva entre el equipo humano de la organización.
  5. Negociación: las relaciones laborales con los clientes y proveedores, etc. exigen profesionales con habilidades interpersonales y una fuerte capacidad de negociación.
  6. Iniciativa: saber anticiparnos a determinadas situaciones y asumir la iniciativa de determinados proyectos es una de las competencias más valoradas en los perfiles profesionales actuales.
  7. Comunicación: las habilidades de comunicación son un activo fundamental entre los profesionales; desarrollar estas habilidades nos permite crear un buen clima laboral y favorece el trabajo en equipo.
  8. Proactividad: una persona proactiva es capaz de reaccionar ante cualquier circunstancia sin dejarse llevar por sus impulsos. La proactividad es una competencia imprescindible ya que las personas proactivas generan cambios constructivos en la organización.
  9. Resiliencia: la resiliencia es la perseverancia de una persona con tenacidad antes los retos que se le presentan. Un profesional resiliente es aquel que evita la tensión laboral y promueve la motivación hacia una actitud positiva.
  10. Toma de decisiones: las buenas decisiones son una combinación de análisis, intuición, sabiduría, experiencia y opinión. Las empresas valoran esta competencia ya que está muy relacionada con la visión de negocio, planificación e iniciativa.

 

Autor: Julián Recio
Fuente:  Estudio “Reflexiones sobre la formación profesional de grado medio y superior en España”, realizado por la Fundación Atresmedia y Fundación Mapfre en colaboración con IESE