importancia del optimismo

pakorn2

 

Todos nos hemos levantado alguna vez y hemos sentido que ese día todo nos iba a salir mal. Y al revés, que nos hemos levantado con muchísima energía y nos íbamos a comer el mundo.

Y al final, gran parte acaba dependiendo de la actitud con la que hemos ido afrontando el día.

Según como veas el mundo, el mundo será. Un ser humano puede cambiar su vida cambiando su actitud mental (William James)

Hay personas que opinan que el optimismo es un tópico que se intenta vender en los malos momentos para dar ánimos y sentirse mejor, pero diferentes estudios vienen confirmando el poder del optimismo como actitud ante la vida.

Tener una actitud positiva significa tener una visión y una perspectiva de las cosas objetiva, saludable y constructiva que nos ayude a encontrar lo mejor de cada caso, y de cada cosa.

Pensarás que es sencillo ser positivo cuando todo nos va bien, pero que la cosa no resulta tan fácil cuando se nos complica alguna situación o recibimos un golpe; y es cierto.

Pero nuestros pensamientos son realmente poderosos y repercuten en nuestro interior y en todo lo que nos rodea. Por eso es tan importante ser conscientes de que una actitud negativa:

flecha       Nos roba nuestra propia energía

flecha             Afecta a los que nos rodean

flecha             Crea barreras en nuestras relaciones personales

La buena noticia es que el optimismo se puede entrenar

Tener una actitud positiva ante la vida es una elección personal que podemos escoger cada uno de nosotros.

Las personas que nos rodean normalmente influyen en nuestro estado de ánimo, por lo que rodearte de personas optimistas, proactivas y alegres, hará que el día a día resulte más sencillo y que, poco a poco, te vayas contagiando de esa actitud.

No olvides que cada célula de tu cuerpo reacciona a lo que dice tu mente, así que intenta llenar tus sentidos, cada día, de cosas positivas:

+        Sonríe. Si lo buscas, todos los días encontrarás algún motivo para sonreír, pero debes querer buscarlo.

+        Muévete. Haz ejercicio, o aunque sea sal a caminar un rato cada día. El ejercicio físico ayuda a liberar tensiones, y eso liberará tu mente.

+        Relaciónate con gente. Si tu círculo no te sirve, apúntate a alguna actividad donde poder ampliarlo. Pero compartir con otras personas es necesario.

+        Busca soluciones a tus problemas e intenta utilizar el humor para resolverlas.

No olvides que la única diferencia entre un día bueno y un día malo es la actitud con la que lo afrontas. Y tú decides esa actitud. ¿Qué eliges?

 Autor: Cristina García

 

importancia del optimismo

 

 

Imagen: Pakorn/ Freedigitalphotos